Una Ley de Ayudas Insuficiente
Escuchen a las Víctimas
 
 
 

Una Ley de Ayudas y Asistencia a las Víctimas de Delitos Violentos insuficiente.

En el acto de la vista del juicio celebrada hoy, día once de febrero, se ha vuelto a poner de manifiesto que la Ley de Ayudas y Asistencia a las Víctimas de Delitos Violentos y contra la libertad sexual, es insuficiente para ayudar y asistir a las víctimas de los delitos más graves y execrables.

Sólo puede extraerse esta conclusión, ante la declaración prestada hoy por Dª T.S.G., quien ha señalado que no ha recibido ninguna ayuda del Estado, por los horribles delitos padecidos y presuntamente cometidos por Alfredo Galán, que han destrozado su vida. Recordar que como consecuencia de los disparos realizados en el Bar Rojas, de Alcalá de Henares, fue gravemente herida ella y asesinado su hijo.

Si a pesar de sufrirse las consecuencias señaladas por Dª T.S.G., en el acto del juicio, en el que ha manifestado que tras lo ocurrido “lo ha perdido todo”, y padecer las secuelas que tras un hecho como éste suelen derivarse; la respuesta que da la Ley a las Víctimas es nula, es necesario denunciar nuevamente desde nuestra Asociación, la existencia de graves carencias en el sistema de ayudas a las víctimas de delitos cuando no es capaz de paliar parcialmente las necesidades de las víctimas de unos hechos tan graves.

Por desgracia, esta situación se repite entre las víctimas con demasiada frecuencia, por lo que pedimos a los poderes públicos y a los políticos de este país, que reflexionen y adopten las medidas oportunas, ante la necesidad de mejorar, urgentemente, la legislación de ayudas a las víctimas de delitos violentos, para evitar que situaciones tan graves queden sin que se proporcione respuesta alguna por parte de nuestro Estado.

Por último, señalar las dudas que en el acto de la vista se han suscitado sobre las conclusiones definitivas que pueda en su momento realizar el Sr. Abogado del Estado, modificando su anterior calificación, y las que han generado su intervención en el juicio más activa de lo que cupiera esperar de un responsable civil, sugiriendo la posibilidad de que pueda interesar la absolución del acusado.

Fdo. Ignacio Mendieta García

Vicepresidente